El estrés y las emociones


       El 90 % de la población padece o padecerá algún dolor de espalda a lo largo de su vida. Si separamos el dolor de origen reumático, los accidentes, los problemas congénitos asociados a la columna o las patologías graves, es posible llegar a encontrar la participación activa de las emociones en el origen y la perpetuación del dolor.

  Reprimir las emociones o expresarlas inadecuadamente tiene consecuencias, desencadenando efectos sobre algunos órganos o partes del cuerpo que se traducen en alteraciones digestivas, contracturas, bajada de defensas en el sistema inmunológico, cefaleas o dolor de espalda.

   belen-y-gaby-blog-167

     El Dr. David Ponce en su libro “El dolor de espalda y las emociones” relaciona determinadas alteraciones musculares a un tipo de pensamientos o emociones:

    Cuando se afecta la musculatura cervical, por ejemplo, probablemente hay problemas con la esfera intelectual y temperamental; personas que pasan muchas horas leyendo o escribiendo, personas que soportan mucha tensión, exigentes y difíciles de contentar.

     El dolor en la zona de los hombros y la parte superior de la columna se asocia sobre todo a una sobrecarga –un exceso de responsabilidad, imposibilidad de llevar a cabo todas nuestras obligaciones-.

     Las alteraciones en brazos y manos se relacionan con la falta de libertad y la imposibilidad de dar a los demás y compartir.

    Las alteraciones de la zona dorsal a menudo se relacionan directamente con las emociones. Si nos fijamos en las personas que han recibido una noticia desagradable, la zona más afectada es la del centro frénico; falta la respiración y se ven afectados el diafragma, los pulmones y el corazón. Cuando una noticia nos duele nos llevamos las manos al pecho, al corazón.

     En la zona lumbar confluyen los miedos, las dificultades económicas, la imposibilidad para tirar adelante y la sexualidad.

     Finalmente al hablar de las extremidades inferiores, haremos referencia a personas que les cuesta tirar adelante, cuyo camino se trunca, cuyas rodillas se doblan y tienen dificultades y tropiezos en la vida.

   Detrás de un dolor de espalda se pueden esconder problemas económicos, familiares, de personalidad, problemas de pareja… Naturalmente, también la falta de ejercicio o una alimentación desequilibrada generan un desajuste del medio interno. El estrés y los problemas hacen que la musculatura se contraiga y normalmente los músculos contraídos son los que más nos duelen, de modo que hacer estiramientos es una buena costumbre ya que un cuerpo flexible tiene una mayor resistencia. Si estiramos la musculatura, también estiramos el sistema miofascial, lo que contribuye a prepararnos para recibir cualquier estímulo estresante al que normalmente reaccionaríamos con una contractura.

     Fuente: Dr. David Ponce “El dolor de espalda y las emociones”