Hipnosis


     Hipnosis es una palabra que puede tener muchos significados en circunstancias diferentes. Esencialmente lo que lo define es el contexto o la intención. Para aclararlo mejor comenzare explicando lo que no es:

 hip1   Hipnosis no es dormir, te mantienes totalmente lúcido y alerta, aunque escuches al hipnotizador decir “duerme” para llevar a una persona a la hipnosis, lo que está queriendo decir es “cae en un profundo  estado de relajación con tus ojos cerrados, y tus ondas cerebrales como cuando estas durmiendo” pero sin utilizar tantas palabras.

     Otra cosa de la que puedes estar totalmente seguro es que mientras estas en estado de hipnosis seguirás siendo tú mismo, luego no vas a hacer nada que no quieras hacer o perder tu ética moral.

     Hipnosis, ciertamente, no es controlar la mente y ser hipnotizado no es algo que te hagan a ti, sino que es un estado de ser en el que tú te adentras, luego es un consenso.

    Otra cosa que debes saber es que no hay ninguna manera de quedarse paralizado en hipnosis. Si tú decidieras levantarte e irte en medio de una sesión, podrías hacerlo y lo único que sucedería simplemente es que perderías el enfoque de la sesión después de unos minutos.

¿Entonces qué es la hipnosis?

     Para entenderlo debes estar familiarizado con el concepto de tener una mente consciente y otra subconsciente. Se dice que tu mente consciente procesa entre 3 y 9 informaciones al mismo tiempo, no puede procesar más y estar focalizada en ellas. Pero tu mente subconsciente está continuamente procesando millones de informaciones cada segundo. Tu mente subconsciente reconoce cuantos coches pasan a tu lado, y a que huele el aire en cada momento, e innumerables cosas que tu mente consciente ignora como dirigir todos los mecanismos internos de tu cuerpo. La respiración cuando no estás poniendo atención en ella, tu digestión, la creación de todas las enzimas, catalizar todos los nutrientes, las conexiones de las  neuronas…

     En realidad la mente se podría comparar a un ordenador. La mente consciente sería la pantalla del ordenador, donde tú ves como los programas van funcionando, puedes seleccionar determinados archivos y hacer todo tipo de cambios en el software, pero sabes que hay muchos otros archivos que no puedes ver, y que estos códigos que hacen que los programas funcionen no se enseñan a menos que seas un programador y te dediques a eso. Y la mente  subconsciente sería el procesador o la propia computadora donde todos los programas funcionan y es incapaz de ser entendido por la mente consciente.

     Podemos decir que todos hemos sido hipnotizados durante toda nuestra vida para creer lo que creemos. Nuestra propia imagen, nuestra visión del mundo, nuestra visión de la experiencia y de los sentimientos ha sido construida a través de un condicionamiento. Así que la hipnosis no es algo extraño o raro, en realidad no es muy diferente si le dijéramos a un niño  que un coche es de color blanco en vez de verde, lo cual es sólo una etiqueta por supuesto, pero va a definir la cosmología como lo vea el niño.

     Las personas tienen diferentes predisposiciones para entrar en un estado alterado, y diferentes propensiones a profundizar en trance por primera vez. Para algunas personas es muy hip3fácil, tal vez porque tienen un poco de experiencia con la meditación o simplemente son buenos con la mente, pero todo el mundo puede y debe entrar en trance todo el tiempo. Nuestro cerebro funciona de manera diferente en diferentes momentos, y esto se refleja en nuestros estados internos.  Cuando estamos haciendo el trabajo normal del día a día, nuestro cerebro está muy activo en todo y si se mide con un dispositivo para leer la actividad cerebral, esto se muestra como ondas Beta. Cuando estamos relajados mentalmente, o cuando estamos inspirados, o pensativos solemos ver más actividad de ondas Alfa en el cerebro. Y cuando estamos en la meditación o cuando estamos en ese estado entre la vigilia del sueño podemos ver las ondas Theta y Delta.

     Hay diferentes niveles de trance y podemos ver que el trance es una parte natural de nuestra vida cotidiana, a veces entramos en trance cuando leemos un libro, o cuando escuchas un discurso inspirador y por supuesto el momento justo antes de dormir. Así que estos diferentes niveles de trance, profundidades o alturas en función de cómo se mire, están disponibles de forma natural a todo el mundo, pero para aquellos que no están familiarizados, sólo se necesita un poco de tiempo para acostumbrarse. Al estar en trance se puede sentir de diferentes maneras. A veces somos conscientes de entrar en un trance. Al principio puede sentirse como un sueño relajado, nada más, o puede sentirse como profundos cambios en la conciencia.

     Quizás hayas oído que tienes más de 50.000 pensamientos al día. Naturalmente, estos pensamientos afectan a todas las partes de tu vida, desde lo que piensas de ti mismo o cómo actuar. Imagina si fueras reeducando tu subconsciente para tener los pensamientos que quieres o no tener los que ya no quieres. Tú puedes crear tu realidad al completo de la manera que prefieras. Dejar de actuar con los programas del pasado y decidir hoy cómo quieres vivir mañana. Con hipnosis puedes crear estos cambios más fácilmente. Utilizando diferentes técnicas dependiendo del caso, pero el principio general, es que vamos al centro del tema y simplemente se lleva al subconsciente a actuar diferente y permitirte percibir las cosas desde una perspectiva más grande. Esto funciona estando en hipnosis porque bajas muchas barreras entre la mente consciente y la subconsciente. Éstas barreras, filtran tus experiencias cada día de tu vida, para que puedas mantenerte estable mientras aprendes a tu propio ritmo.

     Así que, a menos que una experiencia vivida sea muy importante, no va a cambiar tu sistema de creencias y perspectivas, porque tienes esos límites que mantienen la programación subconsciente en su lugar, con sus creencias y disposiciones. Pero esto puede ser un problema cuando esos límites nos encierran impidiéndonos sentir, expresar o actuar como queremos.

     Mediante la hipnosis podemos suspender estos límites que impiden que las nuevas ideas se establezcan en la estructura subconsciente. Sin pasar por la facultad crítica, es cómo podemos introducir una nueva idea y encajará perfectamente en la estructura de creencias. Por ello, el cambio que se crea en la hipnosis es tan eficiente e inmediato.