Las clases de Espalda Sana


  cadenas El trabajo que se realiza en las clases de Espalda Sana consiste en practicar el Estiramiento de las Cadenas Musculares, lo cual nos ayuda de manera extraordinaria, a reducir el esquema de tensiones que cada uno poseemos, actuando tanto a nivel preventivo como terapéutico.

 A través de consignas verbales y con la intención de unificar cuerpo y mente, planteamos unos estiramientos suaves, sostenidos  y conscientes. Se trata de acompañar a la persona en su propia búsqueda, facilitando que esta se haga desde una actitud interior de atención y escucha que permita los pequeños cambios que su cuerpo está necesitando.

La técnica es respetuosa con la anatomía y la individualidad de cada persona y se adapta a los acortamientos musculo-articulares que cada uno posee producidos por nuestro actual estilo de vida. Esto hace que cualquier persona con problemas musculares y también óseos pueda practicarlo, aliviando y mejorando su estructura y su estática corporal.espalda

    Existen un buen número de técnicas que nos permiten mejorar la flexibilidad corporal a través de la elongación de la musculatura superficial y profunda y sus envolturas, las fascias. Durante las clases, trabajamos principalmente sobre las cadenas musculares respetando la globalidad.  Esto hace que evitemos las posibles compensaciones que sucederían en otro tipo de estiramientos. La mayoría de las posturas se hacen  en descarga, en el suelo. Y nos ayudamos de una determinada respiración facilitando así la liberación de toda la tensión emocional.

BENEFICIOS

– Tomar conciencia. Reconocer el modo particular que tiene cada persona de habitar su cuerpo. Tratar de identificar los patrones y conductas que reproducimos habitualmente.

– Liberarnos de las tensiones crónicas que se instalan en el cuerpo, provocando el acortamiento de los músculos y limitando la movilidad de las articulaciones.

– Reprogramar el movimiento, revisando los patrones habituales que incluyen tensiones innecesarias.

– Regular el tono muscular.

– Liberar la respiración.

– Afinar los sentidos.

– Aumentar la consciencia.

– Mejorar el funcionamiento de los órganos y sistemas, buscando las situaciones que faciliten la autorregulación.