Síntesis Energética

“Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”

El Principito – Saint Exupèry

¿Qué es la Síntesis Energética?

La Síntesis Energética, basada en la Biosíntesis creada por Juan Pablo Uribe, permite conectar con el corazón a través del pulso y recibir la información de desórdenes frecuenciales.

Cualquier conflicto que tengamos, cualquier situación que no está en equilibrio, afecta a nuestros cuerpos energéticos y como consecuencia de ello a nuestra parte más densa, el cuerpo, traduciéndose en enfermedad, eventos o personas que atraemos a nuestra vida y que no están en armonía.

La mayoría de estos desequilibrios se producen cuando no estamos en coherencia, es decir, lo que pensamos, sentimos, hacemos o decimos no está en armonía y alineado con nuestra verdad, con lo que siente nuestro corazón. No tiene nada que ver con moralidad o ética y lo que es coherente para cada uno es distinto. Pero, gracias a la lectura del pulso podemos saber y tratar que aspectos específicos de la personas y que desórdenes necesitan entrar en coherencia.

Con la Síntesis Energética corregimos los desórdenes frecuenciales utilizando tres herramientas fundamentales: Geometría Sagrada (Biogeometría), Luz (Biofotónica) y Sonido (Biosónica), pues todas ellas son vibración que nos permiten cambiar y ordenar la información.

Además, usando nuestras manos, nuestra atención e intención focalizada, nuestra capacidad de imaginación y nuestra emoción concentrada para crear patrones virtuales de información que dialogan con nuestro cuerpo energético, se producen enormes transformaciones de vida y sanaciones en el plano físico, emocional, mental y espiritual.


¿Por qué el corazón?

Mucha gente cree que la conciencia se origina únicamente en el cerebro aunque las recientes investigaciones científicas sugieren que el corazón juega un papel crucial en este proceso. Más allá de ser un simple órgano que bombea sangre, posee un sistema altamente complejo con su propio y funcional cerebro.

El corazón genera el más poderoso y más extenso campo eléctrico del cuerpo. Comparado con el producido por el cerebro, el componente eléctrico del campo del corazón es algo así como 60 veces más grande en amplitud, y penetra a cada célula del cuerpo.

El componente magnético es aproximadamente 5.000 veces más fuerte que el campo magnético del cerebro y puede ser detectado a varios pies de distancia del cuerpo con magnetómetros sensibles.

El corazón genera series continuas de pulsos electromagnéticos en los cuales el intervalo de tiempo entre cada latido varia de forma dinámica y compleja. El campo rítmico del corazón tiene una influencia poderosa en algunos procesos a lo largo del cuerpo, por ejemplo, el ritmo del cerebro se sincroniza con la actividad rítmica del corazón, y además, durante la manifestación de sentimientos como el amor, la presión de la sangre y el ritmo respiratorio, junto con otros sistemas oscilatorios, se embarcan junto con el ritmo cardiaco.
Del mismo modo, ante sentimientos como el miedo o el enfado, el corazón reacciona generando ondas incoherentes y esta es la información que llega a las células.